Estados Unidos se prepara para el segundo “shock de China”

Mientras que Donald Trump es un proteccionista a la antigua usanza, el presidente Joe Biden no es un purista del libre comercio. Qué pasará con la relación del país norteamericano con su mayor competencia en el mundo

Compartir
Compartir articulo
(Illustration por Sam Whitney/The New York Times)
(Illustration por Sam Whitney/The New York Times)

Donald Trump es un proteccionista a la antigua usanza y lleva un tiempo sugiriendo que, si es elegido, impondrá rápidamente aranceles del 10% o más a todas las importaciones: un “anillo alrededor del cuello” para la economía estadounidense.

Pero el presidente Joe Biden no es de ninguna manera un purista del libre comercio. Su principal logro legislativo, la Ley de Reducción de la Inflación (que en realidad trata principalmente de luchar contra el cambio climático) contiene varias disposiciones nacionalistas dise?adas para limitar los subsidios principalmente a los bienes manufacturados producidos en 础尘é谤颈肠补 del Norte. Y la administración Biden ahora está imponiendo aranceles de hasta el 100% a las exportaciones chinas de vehículos eléctricos e impuestos a otros bienes importados, incluidos semiconductores y baterías.

El impacto inmediato de estos aranceles será peque?o, porque Estados Unidos actualmente importa muy pocos de los bienes afectados de China. Pero las medidas de Biden son más que un gesto simbólico. Son un tiro en el arco, una se?al de que Estados Unidos no aceptará un segundo llamado shock de China, un aumento de las importaciones que podría socavar partes cruciales de la agenda de la administración.

Para entender de qué estoy hablando, es útil repasar algo de historia económica e intelectual.

Las exportaciones de productos manufacturados de China a Estados Unidos aumentaron a partir de la década de 1990. Creo que es justo decir que la mayoría de los economistas, incluido yo mismo, no estábamos inicialmente demasiado preocupados por este acontecimiento. Hay una vieja frase en economía que dice que si otro país quiere venderte muchas cosas útiles a precios bajos, no deberías protestar; en todo caso, deberías enviarle una nota de agradecimiento.

Bien, incluso el economista más ortodoxo sabe que no es tan simple. Las importaciones baratas pueden enriquecer a una nación en su conjunto, pero también pueden perjudicar a un número significativo de trabajadores. De hecho, en la década de 1990 hubo un intenso debate sobre si las importaciones procedentes de países con salarios bajos eran una de las principales razones del aumento de la desigualdad de ingresos en Estados Unidos, y la mayoría de los economistas (de nuevo, incluido yo mismo) estuvieron de acuerdo en que las importaciones eran una causa de la creciente desigualdad, pero no la causa principal.

El Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. REUTERS/Evelyn Hockstein
El Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. REUTERS/Evelyn Hockstein

También ha quedado claro durante mucho tiempo que los déficits comerciales pueden ser perjudiciales si la economía está persistentemente deprimida, con una demanda insuficiente para producir pleno empleo. Este no fue un gran problema durante la mayor parte de la era inicial de crecientes importaciones desde China, pero se convirtió en una consideración importante después de la crisis financiera de 2008, que mantuvo deprimido el empleo estadounidense durante a?os. Por si sirve de algo, durante esa época me volví bastante duro con China, instando sin éxito a las autoridades estadounidenses a amenazar con aranceles a menos que China actuara para reducir su superávit comercial aumentando el valor del yuan. Pero esa preocupación se fue disipando poco a poco.

Sin embargo, el debate económico cambió después de la publicación en 2013 de un estudio realizado por David Autor, David Dorn y Gordon Hanson, titulado “El síndrome de China”, que más tarde pasó a ser más conocido como “el shock de China”. Los autores estimaron que las importaciones chinas habían desplazado a alrededor de 1,5 millones de trabajadores manufactureros estadounidenses entre 1990 y 2007. Esa cifra en sí misma no es tan grande en una economía tan grande y dinámica como la nuestra: de hecho, en Estados Unidos, alrededor de 1,5 millones de trabajadores están desplazados o despedidos por una razón u otra cada mes.

Pero lo que se?alaron fue que muchas industrias estadounidenses están muy localizadas geográficamente, por lo que las pérdidas de empleo debido a las importaciones, aunque parecían peque?as en promedio, fueron devastadoras para muchas comunidades. Me gusta utilizar el ejemplo de la industria del mueble, que probablemente perdió varios cientos de miles de puestos de trabajo debido a las importaciones chinas. A nivel nacional, eso es un error de redondeo. Pero la industria del mueble se concentraba en la región de Piamonte de Carolina del Norte, por lo que el aumento de las importaciones arrancó el corazón de economías locales como la del área metropolitana de Hickory-Lenoir-Morgantown.

Y las implicaciones políticas del documento se volvieron más relevantes unos a?os más tarde, cuando quedó claro que la perturbación de las comunidades por el aumento de las importaciones puede haber contribuido a la elección del presidente Trump.

De modo que el primer shock de China fue un problema real, e incluso los economistas generalmente partidarios del libre comercio (economistas que no sienten ninguna simpatía por el burdo proteccionismo al estilo Trump) ahora se preocupan por los efectos de los rápidos aumentos de las importaciones.

Pero espera: ?por qué digo el primer shock de China? Porque ahora claramente se está gestando un segundo shock en China.

Este nuevo shock refleja en gran medida la debilidad de China más que su fortaleza. La economía china está en problemas. El gasto de los consumidores es muy bajo como proporción del ingreso nacional, y los altos niveles de gasto en inversión que solían impulsar la economía se han vuelto insostenibles a medida que la disminución de la población en edad de trabajar y la desaceleración del progreso tecnológico conducen a rendimientos decrecientes. China pudo enmascarar estos problemas por un tiempo con una enorme burbuja inmobiliaria y un sector inmobiliario inflado, pero ese juego parece haber terminado.

La solución obvia es transferir más ingresos a los hogares, fortaleciendo la demanda de los consumidores. Pero Xi Jinping, el líder de China, parece extra?amente reacio a hacer lo obvio y sigue centrado en la producción más que en el consumo. Dejaré que los expertos de China expliquen esta renuencia: ?es geopolítica? ?Miedo a que el pueblo chino se vuelva perezoso?

Cualquiera que sea la ideología o estrategia detrás de la negativa de China a aumentar el gasto de los consumidores, la única salida, dada esa negativa, es generar superávits comerciales gigantescos, deshaciéndose de lo que China produce pero no puede o no quiere consumir en los mercados de otros países.

El presidente chino Xi Jinping. REUTERS/Marko Djurica
El presidente chino Xi Jinping. REUTERS/Marko Djurica

Pero lo que básicamente dice la administración Biden es: No, no puedes hacer eso. Usted es un actor demasiado importante en la economía mundial como para dejar los resultados de sus fracasos políticos en manos de otros países.

?Por qué Estados Unidos no puede simplemente aceptar productos baratos de China? Las preocupaciones sobre la perturbación comunitaria causada por el primer shock de China siguen vigentes. Pero también hay un nuevo problema: el cambio climático. Los bienes sujetos a aranceles nuevos o aumentados son principalmente productos asociados con la transición a la energía verde; Los vehículos eléctricos han sido los que más prensa han recibido, pero las baterías gigantes, que ahora están empezando a desempe?ar un papel crucial en la solución del problema de la intermitencia de las energías renovables (el sol no siempre brilla, el viento no siempre sopla), son una algo aún mayor.

?Por qué no comprar baterías chinas baratas? Economía política. Dada la amenaza existencial que plantea el cambio climático, la coalición política detrás de la transición a la energía verde no debería ser frágil, pero lo es. La administración Biden sólo pudo obtener grandes subsidios para la energía renovable vinculando esos subsidios a la creación de empleos manufactureros nacionales. Si se considera que esos subsidios crean empleos en China, se perderá nuestra última y mejor esperanza de evitar una catástrofe climática, una consideración que fácilmente supera todos los argumentos habituales contra los aranceles.

Entonces, al imponer estos nuevos aranceles, el pueblo de Biden está haciendo lo que debe. No veo ninguna alternativa.

? The New York Times 2024

news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news
news